El bosque

¿Te suena la frase “el mundo está en mi contra”? Quizás la has dicho o pensado demasiadas veces.
A menudo parece que la vida nos lo pone difícil y nos presenta el día a día como un duro camino hasta el final de nuestros dias.
Pero, ¿y si yo te dijese que el mundo está a tu favor? Quizás te sorprenda leer esto. Incluso creas que peco de optimista, pero quiero demostrarte que lo que digo es cierto.
¿Y si yo te dijese que el mundo está a tu favor?
A veces, cuando tenemos épocas en que parece que todo nos sale mal, nos aferramos a ese pensamiento, a creer que hay una conspiración cósmica en nuestra contra que no nos deja avanzar. Los días se hacen difíciles, las relaciones sociales se rompen, el trabajo se acumula y acabas desistiendo en la búsqueda de lograr tus objetivos. Despertarse cada día se hace una ardua tarea cuando uno se siente así ¿verdad?

Ahora quiero que visualices esto: Imagina que estás en un camino que te lleva de un extremo a otro de un bosque. Llegas a un claro y puedes decidir tomar diversos caminos. Después de observar un rato ves que todos tienen ciertas dificultades, pero que son franqueables. Pero hay uno que, aunque en un principio parece el más óptimo, en avanzar unos metros descubres que está lleno de zarzas. Decides de todos modos seguir adelante por ese camino y, cuando por fin las has dejado atrás, aparece un oso e intenta atacarte. Corres todo lo posible y cuando logras despistarle descubres que el camino está cortado por un río que es imposible de atravesar.
Mi pregunta es: ¿Quién es quién está conspirando en tu contra: la vida o tú mismo?



Como en el ejemplo anterior, la vida nos ofrece muchos caminos para llegar al mismo destino y, obviamente, no son siempre caminos sencillos.
Pero cuando llegamos a un momento de nuestra vida en que todo parece estar en nuestra contra y ninguno de nuestros actos da fruto, quizás la vida nos está queriendo decir que ese no es el camino que debiéramos tomar.

Escucha lo que la vida te está queriendo decir. Plantéate de nuevo cómo llegaste hasta el punto en el que te encuentras actualmente y mira si no podrías cumplir tus mismos propósitos en un estado más estable para ti.
Recuerda que el universo sí conspira ¡pero a tu favor!. Y sólo tú eres capaz de hacer que tu vida vaya por el buen camino, solo debes aprender a leer las señales que se te ofrecen.

Te mando un abrazo muy fuerte y espero verte pronto.

Comentarios